InformaciÛn detallada sobre las otras tribus de las Islas Andam·n

Adem·s de los jarawa, otras tres tribus habitan las Islas Andam·n: los
granandamaneses, los onge y los sentineleses. Se cree que estas tres
tribus, al igual que sus vecinos los jarawa, viajaron a las Islas Andam·n desde
¡frica hace unos
60.000 aÃ’os. Puesto que las lenguas de las cuatro tribus son mutuamente
incomprensibles, es probable que tuvieran poco contacto unas con otras
una vez llegadas a las islas. Sin embargo, sus formas de vida son
similares: todas ellas viven en la selva, son cazadoras-recolectoras y
pescan en las aguas costeras. Las tribus, sin embargo, han tenido
destinos muy diferentes desde que sus islas fueran colonizadas por los
brit·nicos por primera vez hace 150 aÒos:


Granandamaneses


"Creo que lo que nos ocurriÛ a nosotros va a ocurrirles tambiÈn a los jarawa." Lichu, mujer granandamanesa.


De las cuatro tribus, los granandamaneses son los que m·s han
sufrido a causa de la colonizaciÛn, que ha resultado desastrosa para
ellos. Cuando los brit·nicos llegaron eran un pueblo que sumaba m·s de
5.000 miembros; hoy, sÛlo sobreviven 41. Cientos de granandameneses
fueron asesinados en conflictos con los colonos brit·nicos, mientras la
tribu intentaba defender su territorio de la invasiÛn. Los brit·nicos
cambiaron entonces su t·ctica y construyeron el "Hogar Andam·n", donde
capturaban andamaneses. Muchos m·s miembros de la tribu murieron en el
hogar a causa de enfermedades y abusos, y de los 150 bebÈs nacidos
allÌ, ninguno llegÛ a los dos aÒos de edad. En 1970, con menos de 30
granandamaneses vivos, la tribu fue trasladada a la min˙scula Isla del
Estrecho por las autoridades de la India, de las que depende por
completo desde entonces para su alimento, ropas y cobijo. El
alcoholismo, a menudo fomentado por los funcionarios del Gobierno, est·
muy extendido entre los granandamaneses supervivientes.

Onge


"No creo que pueda casarme, puesto que ya no quedan muchachas onge.
Mi pueblo podrÌa extinguirse pronto porque no vendr·n m·s bebÈs."

Joven onge, Dugong Creek.


Los onge tambiÈn resultaron diezmados por el contacto con los
brit·nicos y los ciudadanos de la India. Su poblaciÛn descendiÛ de 670
personas en 1900 a unas 100 hoy en dÌa. El Gobierno de la India intentÛ
obligar a los onge a trabajar en una plantaciÛn en su isla de la
PequeÒa Andam·n, pero fracasaron. Hoy los onge, como los
granandamaneses, son casi totalmente dependientes de los alimentos que
distribuye el Gobierno. La PequeÒa Andam·n es ahora adem·s hogar de
colonos de la India, y gran parte de la isla ha sido deforestada. Tener la
posibilidad de cazar jabalÌes es esencial para los onge, ya que seg˙n
sus costumbres los hombres no pueden casarse hasta haber cazado uno.
Ahora, sin embargo, los onge se quejan de que la gente de fuera est·
cazando todos sus jabalÃŒes; esto contribuye a una tasa de natalidad que
ya es muy baja entre los onge. Survival ha emprendido una campaÃ’a para
que su tierra sea protegida de la gente de fuera.

Sentineleses


Los sentineleses viven en su propia diminuta isla, Sentinel del
Norte, y contin˙an resistiÈndose a todo contacto con gente de fuera,
atacando a cualquiera que se acerque. Viven en grandes cabaÃ’as
comunales con varios hogares, y como los onge, utilizan canoas con
batanga para desplazarse por los mares que rodean su isla. Se cree que
suman entre 50 y 200 personas. El Gobierno de la India ha intentado en
varias ocasiones establecer contacto amistoso con ellos sin Èxito.
Contactar a los sentineleses tendrÃŒa casi con certeza consecuencias
tr·gicas, ya que su aislamiento les hace muy vulnerables a enfermedades
ante las cuales carecen de inmunidad alguna. Puesto que las aguas
costeras que rodean la Reserva Jarawa han sido tan intensamente
explotadas por los cazadores furtivos, Èstos est·n ahora volviendo su
atenciÛn a las aguas que rodean Sentinel del Norte. Survival est·
instando a la administraciÛn de las Islas Andam·n a que no haga ning˙n
intento m·s de contactar a los sentineleses, y a que detenga la caza
furtiva alrededor de su isla.