Fuerzas de seguridad indonesias asesinan a tiros a cinco adolescentes papúes

Familiares lloran la pérdida sobre los cadáveres de los adolescentes tras un tiroteo a manos de las fuerzas de seguridad indonesias.

Familiares lloran la pérdida sobre los cadáveres de los adolescentes tras un tiroteo a manos de las fuerzas de seguridad indonesias.

© http://www.kobogaunews.com/

Actualización abril de 2015: informaciones sobre terreno apuntaban inicialmente a cinco fallecidos, pero recientemente esta cifra ha sido revisada a cuatro.


Cinco adolescentes indígenas papúes han sido asesinados a tiros por las fuerzas de seguridad indonesias en Papúa Occidental.

La matanza ocurrió durante una protesta que tuvo como móvil un incidente registrado la noche anterior cuando soldados golpearon con las culatas de sus rifles a Yulianus Yeimo, un niño de 12 años. Yeimo y otros, que decoraban un árbol de navidad, gritaron a los soldados que encendieran los faros delanteros de sus automóviles. El joven tuvo que ser hospitalizado por las heridas que le causaron.

Al día siguiente, gran número de papúes se reunieron fuera de la estación de la policía local y el cuartel central del ejército en la región montañosa central de Paniai en señal de protesta contra la paliza. La policía ordenó que el grupo se dispersara y testigos denunciaron que cuando permanecieron inmóviles la policía les golpeó con palos y porras. De pronto se escucharon disparos, aunque se desconoce si fueron los soldados o la policía quienes dispararon a la multitud.

Las cinco víctimas mortales han sido identificadas como Simon Degei y Otianus Gobai de 18 años y Alfius Youw, Yulian Yeimo y Abia Gobay de 17. Aproximadamente una veintena más de personas, incluidos niños en edad escolar, resultaron heridas.

El reverendo Neles Tebay de Papua Peace Network declaró a los periodistas: “Se ha disparado y asesinado a civiles sin ninguna razón (…) Estas acciones muestran que el personal de seguridad ha dispensado un trato a los residentes, no como ciudadanos, sino como enemigos que deben ser eliminados”.

El nuevo Presidente de Indonesia, que tomó posesión en octubre, prometió durante su campaña electoral que entablaría un diálogo con los líderes papúes y que se distanciaría del uso de la fuerza.

Survival International exige una investigación independiente sobre este incidente y que el presidente Jokowi garantice que aquellos responsables del asesinato de los adolescentes papúes y de la paliza propinada al niño de 12 años sean llevados ante la justicia. Survival también demanda el fin de la cultura de impunidad de la que han hecho gala durante mucho tiempo los soldados en Papúa Occidental.